Arte de perros

Desde la aparición del arte parietal en el paleolítico, los animales han estado presentes en multitud de manifestaciones artísticas. Algunas culturas como la egipcia dedicaban incontables obras a seres que tenían tanto de humano como de animal. Otras como la griega asociaban a sus deidades con animales que decían representarlos.

anubis
Estatuilla del dios Anubis, Museo Roemer-Pelizaeus. Fuente: Araceli Rego, de lo humano a lo divino

Hacia el 10000 a.C el perro comenzó a ser incluido en las pinturas siendo una parte fundamental de la vida del hombre. Vigía, cazador o compañero son algunas de las tareas que se otorgaban a estos animales.

Posterior a esto los egipcios adoptaron al chacal como símbolo de su Dios Anubis lo representaban con la cabeza de este animal. Esta asociación se debe a la fijación de los canes por desenterrar los huesos de los difuntos y al trabajo de Anubis como dios de los muertos.

Los romanos también tenían en alta estima a estos animales ya que su valor en las batallas era enorme y lo representaban tanto en monedas como en murales.

En sus inicios la representación canina en el arte era plana ya que se representaba un prototipo de perro que englobara a la mayoría de razas. Sin embargo con el paso del tiempo la diversidad de razas fueron inundando las pinturas mostrando mayor variedad.

La inclusión de este animal en ciertas obras, ha servido para dotarlas de los valores que tradicionalmente se le han atribuido a los perros como la fidelidad, sociabilidad o incluso la melancolía.

naturaleza muerta y tres cachorros
Naturaleza muerta y tres cachorros, Paul Gauguin. Fuente: Wikidata

Autores como Botticelli, Monet o Gauguin han realizado trabajos en los que este animal constituía en centro de la pintura. En España uno de los pintores que se decantó por incorporar a estos animales a sus obras fue Goya.

Goya fue un pintor muy prolífico cuyas creaciones tienen temas muy diversos. Este estos temas y elaboraciones, destacan la serie de cartones para tapices que realizó hacia 1775 para la Real fábrica de Tapices de Santa Bárbara. El tema central de estos cartones era la caza, ya que, generalmente, estaban destinados a decorar salón de Carlos de Borbón (futuro Carlos IV), gran aficionado a este deporte. También existen otras composiciones cuya colocación sería El Escorial.

En ellos el perro suele desempeñar un papel fundamental como compañero de cacería e incluso como elemento central de las obras.

Estos lienzos forman parte de los primeros encargos a Goya para la confección de tapices. En ambos la caza y los animales (en este caso los perros) reciben toda la atención del maestro. El tema principal como ya he mencionado es la caza, sin embargo el autor trata el mensaje atribuyendo la cualidad de cazadores a los perros no a los humanos.

En línea con los anteriores estos lienzos muestran escenas de caza. No obstante, en este caso, los perros sirven para acompañar a los propios cazadores. La primera de las pinturas muestra la complicidad entre el hombre y sus mascotas al encontrarse de espaldas al espectador animando a sus perros. En la segunda imagen vemos dos estilos de caza, en primer plano a pie y el segundo a caballo. En ambos estilos el perro es la pieza esencial ya que el hombre sigue los pasos del perro.

Goya no ha sido el único pintor español en emplear dicho animal en sus obras, otros como Velázquez lo incluyeron en sus cuadros. Sin embargo, cuando los incluye en sus trabajos centra especial atención en éstos otorgándoles gran importancia, y consiguiendo que el espectador centre su atención en el animal.

Niños con perros de presa
Niños con perro de presa, Francisco de Goya. Fuente: Museo del Prado

Algunos de los retratos realizados a los nobles pretendían mostrar una faceta más aventurera mostrándolos en escenas de caza acompañados de perros o montados a caballo. Todo esto pretendía ensalzar la grandeza de su persona como en los retratos realizados por Velázquez que se muestran a continuación.

En la actualidad estos simpáticos animales no han abandonado el ámbito artístico. El 19 de Marzo de 2010 se inauguró la que sería la primera de muchas esculturas dedicadas a los perros, en este caso a los perros abandonados, que tienen como meta concienciar a la gente sobre el abandono de estas pobres criaturas. Esta iniciativa no ha quedado estancada en el ámbito nacional sino que países como México o Colombia se han sumado a esta iniciativa.

Fuentes:

Fernández De Vanna, E.L. [2010]. El perro y el arte. Recuperado el 2018/04/30

Gómez, V. [2010, noviembre 14]. Monumento al perro abandonado. Perros.com. Recuperado el 2018/04/30

Museo nacional del prado. [2015]. Goya en El prado. Recuperado el 2018/04/30

National Geographic. (2014, mayo 27). Las momias de Anubis. Recuperado el 2018/04/30

Paradais Sphynx. (2014). El perro representado en el arteRevista Digital Animales, Mascotas, Naturaleza y Turismo. [ISSN 2529-895X]. Recuperado el 2018/04/30

Simbología del perro en el arte/ Symbolism of the dog in the art. (2010, febrero 11). Recuperado el 2018/04/30

Thode, R y López, F. (1999, enero). Anubis. Recuperado el 2018/04/30

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s